Cunnilingus

 

Cómo hacer un cunnilingus

¿Qué es un Cunnilingus? ¿Existen Técnicas para Hacer el Cunnilingus? ¿Cómo Hacer el Cunnilingus Perfecto? Aprende con Kikifresa todos sus secretos.

 

Definición de cunnilingus

La palabra cunnilingus, cunilingo o cunilingus, proviene del latín, de unir el término “cunnus” ("vulva") y “lingo” ("lamer").
El cunnilingus es una técnica de sexo oral donde se lame, chupa, mordisquea y se juega tanto con el clítoris como con la vulva y la vagina. Se hace con la lengua y los labios (también se pueden añadir las manos y juguetes sexuales) y aplicando diferentes intensidades.
La práctica sexual del cunnilingus es una de las más placenteras. Además, puede ser una relación sexual completa y no solo juegos preliminares.

 

cunnilingus
                            

Cunnilingus perfecto

Sí, el cunnilingus perfecto existe. Es el que se consigue con paciencia, mucha práctica y mucha dedicación.

Debes tener en cuenta que cada persona es única, por lo que también lo son sus gustos y necesidades. Sin embargo, hay algunos aspectos que suelen ser comunes en la mayoría de personas y que te pueden ayudar a hacer un cunnilingus perfecto.

A continuación, te damos consejos sobre técnicas y cómo hacer un buen cunnilingus, para que, adaptándolo a los gustos de la persona (aquí la comunicación es muy importante), puedas hacer el mejor cunnilingus de su vida.

 

cunnilingus

              

Técnicas de cunnilingus

Si necesitas algunas técnicas para hacer un buen cunnilingus y dar el máximo placer posible, estas son algunas de las mejores. Ten siempre en mente que lo más importante es tener voluntad, comunicación y ganas de aprender.

Ahora sí, vamos a ver los movimientos para practicar el arte del cunnilingus.

Sigue patrones con la lengua:

  • ABC: mueve la punta de la lengua alrededor del clítoris “escribiendo” las letras a, b y c.
  • Formas geométricas: juega con la punta de la lengua alrededor del clítoris simulando formas geométricas, como círculos, cuadrados, triángulos…

No te limites a jugar con el clítoris:

  • Estimula otras partes de la vulva, como los labios exteriores o los interiores.
  • No te olvides del resto del cuerpo, puedes seguir acariciando los muslos, los pechos, etc.

Utiliza las manos o juguetes:

  • Usa las manos para acariciar el resto del cuerpo.
  • También puedes usarlas para ayudarte en la zona de la vulva: abrir el capuchón del clítoris, jugar con los labios, introducirlos en la vagina…
  • Del mismo modo, usa juguetes para estimular varias partes del cuerpo o de la vulva.

 

 felacion y cunnilingus

 

Cómo hacer un buen cunnilingus

Como ya hemos comentado, cada persona tiene unos gustos y necesidades. Así que, puedes usar esta mini guía para hacerte una idea y adaptarla a tu situación.

  1. Hazle esperar

Tienes el control de la situación, así que es interesante que te hagas de rogar un poco. Esto quiere decir que no es necesario que vayas directamente a la zona de la vulva. Puedes recrearte en otras zonas erógenas del cuerpo, como los lóbulos de las orejas, el cuello, el pecho, el ombligo, entre los muslos…

  1. Empieza a jugar

Al llegar a la parte de la vulva, puedes empezar a lamerla de abajo hacia arriba, con la lengua plana. Presta atención a los labios externos y a los internos, para que se empiecen a despertar las zonas erógenas de la vulva.

  1. Incrementa la intensidad poco a poco

Cuando notes que se va despertando la zona, empieza a probar diferentes técnicas en los labios, como besar, succionar, presionar más o menos, estirar, lamer con la punta... La clave está en controlar la intensidad y jugar con ellos. Si quieres potenciar el placer, intenta evitar el clítoris: acércate o rodéalo, pero sin tocarlo directamente. De esta forma, conseguirás que sus ganas aumenten poco a poco hasta que no pueda más.

  1. Añade otros estímulos

Para introducir más sensaciones, puedes empezar a jugar con las manos. Por ejemplo, mientras estimulas los labios con la boca, puedes colocar los dedos en la entrada vaginal, acariciarla y hacer un poco de presión.

  1. Estimula el clítoris

Cuando ya hayas estimulado con dedicación las diferentes partes de la vulva, es momento de pasar al clítoris. Esta es una zona muy delicada y sensible, por lo que debes ir con cuidado. Puedes empezar rodeándolo con la punta de la lengua, con movimientos circulares. 

  1. Combina zonas

Aunque ya hayas llegado al clítoris, no quiere decir que tengas que centrarte solo en él. Vuelve a estimular los labios, acaricia con las manos otras partes del cuerpo... La idea es alternar la estimulación del clítoris con otras zonas. 

  1. Incrementa el estímulo del clítoris

Cuando quieras centrarte en estimular el clítoris, tendrás que hacerlo con cuidado. Recuerda que es una zona muy sensible. Para ello, puedes usar algunas de las técnicas que hemos comentado en el apartado anterior (círculos, abc, formas geométricas…).

  1. Añade dedos o juguetes

Aunque con la boca y las manos puedes hacer un cunnilingus perfecto, puedes ayudarte de algunos juguetes sexuales para aumentar las sensaciones.

Por otro lado, puedes empezar a introducir los dedos, bien lubricados, en la vagina mientras sigues estimulando igualmente el clítoris. Así, podrás acompañar el estímulo oral con leves presiones en la zona G. Ahora bien, asegúrate de que tu pareja está de acuerdo, pues no a todo el mundo le gusta esta combinación.

 

Lubricante-Gel Erótico Durex
Climax Bursts Estimulante
Lubricante Efecto calor Pjur

 

  1. Haz que alcance el orgasmo

Por último, céntrate en estimular el clítoris hasta que tu pareja llegue al orgasmo. Para ello, es recomendable hacer un estímulo rítmico y sin muchas variaciones, sobre todo, cuando sientas que está cerca del orgasmo. Durante toda la práctica sexual, pero sobre todo en este momento, debes prestar atención al lenguaje corporal de tu pareja sexual (si mueve las piernas, si arquea la espalda, si cambia la respiración…), pues te indicará si vas por el buen camino. Si vas a utilizar un estimulador de clítoris, es el momento.

Crushious Estimulador Clítoris Monarch
Crushious Triple Hiri Estimulador Clítoris
Una vez haya llegado al orgasmo, no tengas prisa. Quédate por la zona. Puedes dar besos suaves o caricias. Que disfrute del chute de hormonas y placer. O, incluso, puedes intentar buscar un segundo orgasmo. ¡Pregúntale!

 

Como ves, hacer un cunnilingus perfecto no es tan complicado. Solo debes seguir estos pasos y adaptarlos a tu pareja. Recuerda que la comunicación es clave.